3 opciones naturales para tratar el flujo amarillento

El flujo vaginal amarillento puede tener dos causas principales: una infección por bacterias, generalmente clamidia, o una infección por hongos, como la tricomoniasis. Así, la mejor forma de combatir este flujo es con el uso de sustancias que contienen propiedades antibacterianas o antifúngicas, dependiendo de la causa.

Además, siempre es importante consultar con el ginecólogo para identificar la causa correcta y también iniciar el tratamiento con medicamentos, si es necesario. Por eso, a pesar de estos remedios caseros pueden aliviar los síntomas, no debe sustituir el tratamiento médico, debiendo ser utilizados para disminuir el malestar y acelerar el tiempo de recuperación.

Echa un vistazo a lo que otros tipos de secreción pueden querer decir acerca de su salud.

1. Té de Pau d’Arco

El Pau d’Arco ayuda a complementar el tratamiento se realiza con antibióticos como el metronidazol, en pacientes con tricomoniasis. Esto sucede porque el Pau d’Arco tiene propiedades antifúngicas que ayudan a eliminar el exceso de hongos, aliviar el malestar y acelerar el efecto de los medicamentos recetados por el médico.

Ingredientes

Modo de preparación

Poner el agua y la corteza de la planta en una olla y dejar hervir durante 15 minutos. Después de dejar amornar y colar la mezcla. Se puede beber 3 a 4 tazas de té por día.

2. Té de equinácea

Ya el té de equinácea tiene un efecto más amplio, lo que ayuda a combatir tanto el exceso de bacterias como de hongos. La equinácea es una planta medicinal que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, además de tener acción antibacteriana y antifúngica.

Ingredientes

  • 1 cucharada de raíz de equinácea;
  • 1 taza de agua hirviendo

Modo de preparación

Disfrutar de la raíz de la equinácea en la taza y deje reposar por unos 10 minutos. Después de colar la mezcla, deje amornar y beba de 3 a 4 veces por día.

Además del té, para obtener un resultado más rápido, también se pueden tomar las cápsulas de equinácea. Para ello, el cálculo de la dosis debe ser hecho con 10 mg por cada Kg de peso, dividida en 2 momentos durante el día, por al menos 10 días. Así, una persona de 70 Kg debe tomar 700 mg por día, que pueden ser divididos en 350 mg por la mañana y 350 mg en la cena, por ejemplo.

3. Probióticos para la flora vaginal

Los probióticos son bacterias que ayudan a equilibrar la flora de la vagina, impidiendo el desarrollo exagerado de hongos y otras bacterias, que en gran número pueden causar infecciones. Esto ocurre principalmente debido a su efecto sobre el pH, que deja el medio ambiente vaginal más ácido, lo que impide el desarrollo de estos microorganismos.

Aunque no todos los probióticos son importantes, especialmente los del tipo Lactobacillus, existen algunas cepas más específicas para la flora vaginal como el Lactobacillus rhamnosus, fermentum o gasseri, por ejemplo.

Así, durante el tratamiento de un problema vaginal, es de suma importancia tomar un probiótico con varias cepas, por lo menos, hasta el fin del tratamiento y, sobre todo, si es necesario usar un antibiótico. Fuera de este período, el uso de probióticos también se puede hacer de 2 a 3 veces por año, por cerca de 2 meses seguidos.

Leave a Reply