4 cuidados esenciales para el piercing no infeccionar

Para evitar que el piercing infeccione se debe colocar el piercing en una tienda legal y debidamente limpia, además de tomar las vacunas del tétanos y la hepatitis, porque así hay menos riesgo de coger enfermedades graves como la hepatitis o el Sida, por ejemplo.

Después de hacer el piercing, es normal que en el lugar se aloja dolor, la hinchazón y el rojizo durante los primeros días. Y en este período es importante mantener el local del piercing siempre limpio y seco, ya que es el primer mes que hay un mayor riesgo de ella infeccionar.

Cómo limpiar el piercing en el 1er mes

Para mantener una buena higiene del piercing y evitar infecciones, ya sea en la oreja, en la nariz, en la boca o en el ombligo, hay 4 cuidados esenciales que debe tener:

  1. Lavarse las manos antes de tocar el piercing, si es posible con jabón antibacteriano;
  2. Limpiar la piel alrededor del piercing con una gasa humedecida con suero fisiológico;
  3. Desinfectar la zona con una gasa humedecida con povidona yodada o Povidine, por ejemplo;
  4. Terminar secando la región alrededor del piercing con una gasa limpia y seca.

Este cuidados deben ser repetidos de 2 a 3 veces por día, siendo también recomendable mover y girar el anillo de por lo menos 2 veces al día, de forma a evitar que las secreciones se queden pegadas al lado del piercing.

Qué hacer si el Piercing Encender

Incluso teniendo todos los cuidados al limpiar el piercing, pueden surgir algunos signos que indican que la piel se está volviendo inflamada o con una infección, como hinchazón en el lugar, dolor intenso, enrojecimiento intenso, sangrado o presencia de pus.

En estos casos, se aconseja ir en socorro, para que pueda hacerse el tratamiento adecuado por un médico o una enfermera. El tratamiento depende de la gravedad de la infección, puede ser necesario el uso de analgésicos o antibióticos.

Cómo cuidar de cada Tipo de Piercings

Aunque los consejos de limpieza puedan ser usadas en cualquier parte del cuerpo, cada región del cuerpo necesita de sus cuidados especiales, que incluyen:

  • Piercing en la nariz: es importante limpiar la nariz varias veces al día, usando un pañuelo y sin apretar, para evitar el contacto del anillo con la suciedad de la nariz;
  • Piercing en el ombligo: se recomienda evitar dormir boca abajo, especialmente durante el primer mes, siendo también conveniente usar ropa ancha que no raspe o tire el piercing;
  • Piercing en la oreja: se recomienda evitar dormir sobre el piercing en los primeros dos meses;
  • Piercing en el dedo: es importante usar guantes cuando use productos de limpieza fuertes, como la lejía, por ejemplo, siendo también recomendable lavarse las manos con jabón de glicerina varias veces al día;
  • Piercing en la ceja: es conveniente evitar el uso de productos de belleza en esa región durante el primer mes, como bases o correctivos, por ejemplo;
  • Piercing en la boca: es importante apostar por los alimentos blandos y fríos en las primeras dos semanas después de hacer el piercing, optando por comer yogur, de alguien y jugos de fruta, por ejemplo. Además, también es recomendado usar un desinfectante bucal después del cepillado de los dientes;
  • Piercings en la región genital: es importante hacer la higiene íntima por lo menos 3 veces al día, usando agua tibia y jabón íntimo suave. Además, hay que apostar por el uso de ropa interior de algodón y sólo usar ropa holgada y durante el primer mes.

En general, la cicatrización total de un piercing tarda alrededor de un mes, y después de ese tiempo, es posible sustituir el piercing colocado en la tienda, por otro más pequeño y de material antialérgico. Estos sólo deben ser comprados en tiendas especializadas y de confianza, como las tiendas de tatuajes, perforaciones o joyeros.

Principales riesgos de hacer un Piercing

Hacer un piercing no puede ser un acto tan inocente como puede parecer, ya que puede traer algunos riesgos para la salud, como:

  • Provocar reacciones de alergia: algunos piercings, especialmente los fabricados en níquel, provocan alergia, lo que la picazón, enrojecimiento y dolor en el lugar;
  • Causar infecciones: cuando los cuidados con el piercing no son respetados, especialmente en el primer mes, existe un alto riesgo de que surjan infecciones que necesitan cuidados médicos;
  • Pueden provocar cicatrices: dependiendo del organismo de cada persona pueden surgir con cicatrices queloides en el local, que pueden deforman la piel.

En casos más raros y graves, el uso del piercing puede provocar endocarditis, que es la inflamación del tejido que cubre el corazón y que es provocado por la entrada de bacterias en el corazón a través de la sangre, llevando a infecciones que pueden poner la vida en riesgo.

Leave a Reply