4 formas de elegir bien cualquier tipo de carne roja

Para comprar una carne tanto para el consumo como de buena calidad, se debe comprobar, aún en el mercado, si la carne sigue algunos principios o normas fáciles de observar, pero que garantizan que la carne puede ser comprada y es segura para ser consumida:

1. Comprobar el Color

La carne debe estar roja y nunca gris, verdoso o azulado. Estos son signos de que la carne está quedando dañado;

2. Observar la Temperatura

La carne debe estar almacenada en una nevera con temperatura controlada de entre 0 a 3 grados, para garantizar que la carne no se estropea, incluso estando dentro del plazo de caducidad indicada en el envase. Esta temperatura debe estar visible, en el termómetro del expositor del mercado.

3. Evaluar la Textura de

Al presionar con el dedo, la carne debe volver al estado inicial rápidamente, sumindo la marca del dedo. Texturas viscosas también no son deseables y que indican que una carne es malo para el consumo;

4. Sentir el Olor

La carne no debe tener olor intenso. Cualquier aroma desagradable puede indicar que la carne ya está echando a perder y no debe ser consumida.

En el caso de la carne de res molida, para asegurarse de que no está mezclada con otros ingredientes, como huesos, grasas y hasta cartón, lo más indicado es observar la carne siendo molida en el momento de la compra. Ya productos industrializados como la salchicha, hamburguesa o integrados, donde se utilizan ingredientes de la más baja calidad, lo importante es asegurarse de que sean consumidos dentro del plazo de validez, observando los mismos principios para elegir la carne.

Cómo conservar la carne en casa

En casa la carne debe ser mantenida en la nevera, en el estante superior de un máximo de 2 o 3 días y en el congelador por un plazo medio que ronda los 4 meses. Escurrir el agua del embalaje antes de guardar ayuda a garantizar que la carne sigue siendo buena para el consumo y sabrosa.

Otro consejo importante es que la carne, tanto refrigerada como procesada, debe ser comprada por último en el super mercado y debe ser la primera en ser guardada en el refrigerador o volver al congelador para asegurarse de que no hay variación de temperatura que pueda acelerar el proceso de putrefacción.

Como preparar la carne conservando su valor nutricional

Antes de preparar la carne congelada el mejor método es descongelar en la nevera, durante la noche, por ejemplo. Pero en el caso de los alimentos envasados y procesados como salchichas, hamburguesas, embutidos en general y hasta carnes ya molidas, además de comprobar siempre la fecha y el plazo de validez, que está en el fondo o en la tapa del envase, es indispensable leer los ingredientes en las etiquetas de estos alimentos.

En el caso del pollo, los signos que deben ser observados son los mismos que los de aquellos usados para la carne, observando una carne rosada e íntegra, que no cede a la presión del dedo y, además, no es viscosa ni tiene aroma desagradable, puede ser mantenida ne el refrigerador por 3 a 4 días, un día más que la carne roja en promedio.

Leave a Reply