5 beneficios de los probióticos con Acidophilus para la salud

Los Lactobacillus acidophilus, también llamados de L. acidophilus o sólo acidóphilus, son un tipo de bacterias “buenas”, conocidos como probióticos, que están presentes en el tracto gastrointestinal, la protección de la mucosa y ayudando al organismo en la digestión de los alimentos.

Este tipo específico de probióticos es conocido por acidophilus porque produce ácido láctico, lo que ocurre debido a la degradación de la leche por la enzima lactasa, que también es producida por estas bacterias.

Los probióticos son conocidos por promover la salud intestinal, ayudando a aliviar síntomas como el exceso de gases o diarrea, por ejemplo, pero también pueden tener otros beneficios para la salud. Algunos de los beneficios más importantes de los Lactobacillus acidophilus son:

1. Evitar la aparición de diarrea

En la mayor parte de los casos, la diarrea surge debido a una infección intestinal causada por bacterias “malas” que se desarrollan en la pared del intestino y causan inflamación, generando heces blandas y el exceso de gases. Con el consumo de probióticos, como los acidophilus, las probabilidades de tener una infección intestinal disminuyen, pues las bacterias “buenas” controlan el desarrollo de las otras bacterias, evitando que se multipliquen en exceso y causen síntomas.

De esta forma, los probióticos son importantes principalmente en situaciones en las que existe mayor riesgo de tener diarrea, como ocurre durante el tratamiento con antibióticos, ya que ayudan a reponer la flora intestinal, que va siendo eliminada con el uso del antibiótico. En estos casos, el probiótico debe ser tomado desde el primer día en que se comienza el tratamiento antibiótico y mantenido por 2 a 4 semanas.

2. Mejorar los síntomas de intestino irritable

El síndrome del intestino irritable provoca síntomas muy incómodos como el exceso de gases, hinchazón abdominal y dolor de barriga, que pueden ser aliviados con el uso de un probiótico, como los Lactobacillus acidophilus. Esto ocurre porque cuando los niveles de bacterias “buenas” están garantizados, existe mayor dificultad para que haya un desequilibrio de la flora intestinal, que también es conocido como disbiose y que también causa el exceso de gases y dolor abdominal.

Muchas personas con intestino irritable presentan también un marco de disbiose, el que acaba agravando los síntomas. Así, cuando se utiliza un probiótico, es posible tratar la disbiose y reducir todos los síntomas intestinales asociados, especialmente la sensación de vientre hinchado y dolor abdominal.

3. Fortalecer el sistema inmune

El aumento de bacterias “buenas” en el intestino, como los L. acidophilus, ayuda a activar las células del sistema inmune, que normalmente se encuentran cerca del sistema digestivo, especialmente en el intestino delgado. Así, el uso de un probiótico puede ayudar a prevenir la aparición de las infecciones más comunes como la gripe o el resfriado, por ejemplo.

Además, como mejora la salud intestinal, el consumo de acidophilus, también parece reducir la aparición de las crisis alérgicas, ya que reduce los espacios entre las células intestinales, disminuyendo las posibilidades de una sustancia alergénica ser absorbida en el torrente sanguíneo.

4. Reducir los niveles de colesterol

Los probióticos en general, pero especialmente los Lactobacillus acidophilus, parecen reducir la absorción intestinal de colesterol, lo que hace que sus niveles en la sangre disminuyan. En algunos casos, el consumo de L. acidophilus, puede reducir hasta en un 7% de los niveles de LDL, conocido como colesterol “malo”.

5. Evitar las infecciones vaginales

Las bacterias del tipo acidophilus son las más frecuentes en la flora vaginal ya que producen ácido láctico que ayuda a controlar el crecimiento de bacterias “malas” y hongos que pueden causar infecciones vaginales, como candidiasis, por ejemplo. Así, el consumo de probióticos con L. acidophilus parece mejorar la salud vaginal.

Además, este tipo de probiótico también puede ser aplicado directamente en la vagina para reducir los síntomas de una infección que ya está presente. Para ello, se debe abrir una cápsula de probióticos para 1 o 2 litros de agua y hacer un baño de asiento. Otra opción casera eficaz, es la de aplicar yogur natural directamente en la vagina, ya que es muy rico en Lactobacillus acidophilus. Vea aquí cómo hacer la aplicación del yogur.

Como tomar Lactobacillus acidophilus

Los L. acidophilus pueden ser encontrados en productos naturales, como el yogur y otros productos lácteos, como queso o cuajada, por ejemplo, y, por ello, su consumo es bastante fácil.

Sin embargo, también pueden ser encontrados en forma de suplementos en cápsulas, pudiendo, o no, estar asociados a otros probióticos. En estos casos, su consumo varía de acuerdo con la marca, siendo recomendado leer el prospecto o las indicaciones del envase.

Sin embargo, en la mayor parte de las veces se aconseja tomar de la siguiente manera:

  • 1 a 2 cápsulas durante o después de una comida;

En el caso de estar utilizando algún antibiótico, se recomienda esperar al menos 2 horas después de la toma del medicamento, para evitar la eliminación de las bacterias “buenas”.

Posibles efectos secundarios

El principal efecto secundario del uso de un probiótico como el L. acidophilus es la producción excesiva de gases intestinales. Esto sucede porque, muchas veces, los suplementos con probióticos también contiene fructo-oligosacáridos, que funcionan como alimento para las bacterias, pero que facilitan la producción de gases. Una buena forma de aliviar el malestar es tomar también un suplementos de enzimas digestivas, como la bromelina o papaína.

El uso de probióticos es bastante seguro y, por lo tanto, no hay contraindicaciones, siempre que el sistema inmune esté funcionando correctamente y de que no exista una enfermedad autoinmune grave como el SIDA, por ejemplo.

Leave a Reply