colageno

¿Qué es colágeno, para qué sirve y por qué es importante?

¿Qué es el colágeno? – como ya dijimos, es una proteína que nuestro propio organismo produce si algunas sustancias como la vitamina C están presentes. Hay varios tipos de colágeno – del tipo I al tipo XII – y está presente en prácticamente todo en nuestro cuerpo. Es la proteína más abundante en el ser humano y representa más del 30% del total de proteínas.

Usted ciertamente ha oído hablar de colágeno y cómo ayuda en los tratamientos de belleza. Pero usted sabe lo que es colágeno y de dónde viene? ¿Cómo actúa en nuestro organismo? ¿Por qué lo necesitamos? Ahora vamos a hablar un poco más sobre esta proteína tan famosa y todos los beneficios que ofrece!

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína de rápida absorción y se puede encontrar naturalmente en el organismo. También contribuye a la elasticidad y resistencia de la piel, a la salud de las uñas y el cabello y es responsable de constituir las fibras que sostienen los tejidos del cuerpo – como huesos, músculos, tendones y articulaciones.

Cada actividad de esta proteína es establecida por diferentes tipos de colágeno. Todos participan en la formación de alguna parte de nuestro cuerpo. El colágeno tipo I, por ejemplo, forma parte de la constitución de los tendones y del tejido conectivo flojo y denso. Los colágenos del tipo X, XI y XII, a su vez, participan en la formación del cartílago.

¿Para qué sirve el colágeno?

Básicamente, el colágeno ayuda a promover mayor elasticidad y resistencia. Para que los movimientos del cuerpo ocurra, los tendones y los ligamentos deben ser flexibles y, al mismo tiempo, también resistentes.

Otra actuación del colágeno es en los cartílagos presentes entre las articulaciones: evita que los huesos se baten unos en otros y causen desgaste y dolor. En el área de la estética, el colágeno es el gran responsable de dejar nuestra piel más bonita, más firme y con menos arrugas.

La cantidad de colágeno en la piel es la gran diferencia entre el tejido epitelial de una persona de 20 y la otra con 70 años. Aunque es producido naturalmente por el organismo, cuanto más el tiempo pasa, menos colágeno fabricamos y, consecuentemente, las líneas de expresión y la flacidez tienden a aparecer.

Al final, a partir de los 30 años, la producción de colágeno disminuye y su carencia comienza a ser percibida. Por eso, es importante restablecer el colágeno no sólo por factores estéticos, sino también por su papel fundamental en la locomoción y para el buen funcionamiento de los cartílagos.

¿Cuáles son los beneficios del colágeno?

No es casual que esa sustancia se haya vuelto tan popular. Además de los beneficios que el colágeno ofrece para tendones, ligamentos y todo el sistema articular, también es ideal para las personas que tienen problemas como la artritis, la artrosis y la osteoporosis.

El colágeno hidrolizado reduce la pérdida de la proteína y, por lo tanto, la patología no avanza rápidamente, reduciendo el dolor y aumentando la movilidad. Además, los diferentes tipos de colágeno proporcionan otros beneficios, tales como:

  • fortalece las uñas y los cabellos;
  • mejora el aspecto de la piel, dando firmeza e hidratación;
  • ayuda en el tratamiento contra la flacidez;
  • previene el envejecimiento precoz de la piel:
  • evita y protege los desgastes de las articulaciones;
  • ayuda en el tratamiento de la osteoporosis.

¿Cuándo debo utilizar colágeno?

El colágeno es más utilizado por mujeres mayores de 50 años, pero no hay una regla. Como nuestro metabolismo comienza a ralentizarse después de los 30 años de edad, lo ideal es iniciar la suplementación con la proteína a partir de ese punto.

Además, las personas que no consumen colágeno en una cantidad satisfactoria en el día a día también necesitan insertarlo como suplemento en su dieta. Para descubrir si ese es su caso, es interesante consultar a un nutrólogo.

El colágeno es muy útil para quien quiere evitar estrías, piel flácida, problemas en las articulaciones y también en los huesos. Además, se puede utilizar para evitar la aparición de arrugas y líneas de expresión.

¿Cuáles son los alimentos que contienen colágeno?
Los alimentos proteicos, además de ser fuentes de colágeno, ayudan a proporcionar los aminoácidos esenciales para la constitución de esa proteína en el cuerpo.

Entre las opciones que deben formar parte de su menú, están: carnes rojas y blancas, jalea de mocotó, huevos, peces, queso tipo cottage, yogur desnatado, frutas cítricas y rojas, nueces, nueces, almendras, avena y la soja.

Sin embargo, para aprovechar las proteínas disponibles en estos alimentos, es esencial prestar atención al modo de preparación, ya que es un factor que puede hacer que las sustancias se pierdan. Para evitar que esto suceda, vale la pena cocinar los alimentos en el vapor por un pequeño período y no almacenarlos durante mucho tiempo en la nevera.

¿Cómo comprar el colágeno?

Es posible encontrar una variedad de productos a base de esa proteína, como los suplementos con colágeno tipo II, hidrolizado, en polvo y en cápsulas, que normalmente se utilizan en la prevención y el control de enfermedades.

Además, las cremas hidratantes también tienen, en su composición, los tipos de colágeno que proporcionan beneficios para el cabello, las uñas y la piel. Ambos pueden ser adquiridos en farmacias de manipulación y en las farmacias en línea con precios bastante accesibles.

Una forma fácil de comprar Renova31 es directamente en el sitio web oficial de la empresa

¿Cuáles son los principales mitos sobre el colágeno?

Para que usted entienda más sobre el colágeno, separamos una lista con los principales mitos que rodean ese asunto. Siga!

¿El colágeno engorda?

Mito. Esta proteína no contiene cantidades suficientes de calorías para causar la ganancia de peso.

¿El colágeno elimina las estrías y la flacidez?

Mito. Aunque el consumo de esta proteína es un aliado en la prevención de la flacidez, la celulitis y las estrías, proporcionando una pequeña mejora, no tiene capacidad para eliminar los problemas ya existentes.

¿La gelatina es rica en colágeno?

Mito. A pesar de llevar la fama, la gelatina encontrada en supermercados, además de ser industrializada, es una fuente pobre de esa proteína.

Es importante resaltar que, si el cuerpo ya presenta cantidades suficientes de colágeno, la suplementación no está indicada, pues el exceso eliminado por la orina también puede sobrecargar los riñones.

Por lo tanto, antes de empezar a hacer el uso de esta proteína, es fundamental consultar a un médico o un especialista en nutrición. Al final, sólo esos profesionales pueden orientar la necesidad de la reposición de colágeno en su organismo.

 

Leave a Reply